Aspecto Moral

La moral es la esencia de la Masonería, y hasta tal punto esto es cierto, que sin ella es inconcebible la Masonería. La moral masónica es dinámica y no se reduce a una contemplación pasiva del bien, sino que pregona un activo combate contra el mal. La Masonería exige de todos los masones la tolerancia, a fin de garantizar el ejercicio de la libre investigación de la verdad. El masón debe vivir honradamente. Amar a sus semejantes y trabajar sin descansar por el bienestar de la humanidad y por su progresiva y pacífica emancipación. El verdadero masón practica el bien en beneficio de todos los necesitados. La Masonería rechaza y mira con desprecio a la inmoralidad. Propugna y defiende los postulados de Libertad, Igualdad y Fraternidad, y en consecuencia combate la explotación del hombre por el hombre, los privilegios y la intolerancia. Todo masón, en su vida privada y pública, debe poner el sello de la virtud; la dignidad, el honor, la justicia y la rectitud sobre todo si tiene la responsabilidad de conducción en el gobierno de los hombres y los pueblos.

Grupos: